Make your own free website on Tripod.com
 

México-Anahuak

Organización Legal registrada ante el IFE como Agrupación Política Nacional

Bienvenidas y Bienvenidos a la Página Oficial en Internet de Nuestro Movimiento

 

UNIÓN NACIONAL SINARQUISTA

"Mientras exista el Mundo, se contarán las Maravillas del México Anahuak"                   "Los Sinarquistas creemos en el México Soberano y Eterno"                                      Patria, Justicia y Libertad                                    Mexika Tiawi !!!  ( Avancen Mexicanos !!!) Grito de los Guerreros del Antiguo México

 


¿Quieres Preguntar, opinar, debatir? Tenemos un nuevo Foro más ágil y con mejores herramientas de conversación.

Regístrate y Participa

FORO

Firmar mi libro de visitas

 

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com

 

 

ECONOMÍA SOLIDARIA Y SINARQUISMO

Para opiniones y textos actualizados, dirígete al Foro México Trascendente

1.- Derechos del  Trabajador, Capitalismo y Empresa Comunitaria 44.- Pronto más textos...
2.- Sindicalismo y Autogestión Según el Sinarquismo  
3.- ¿Qué es la Economía de Solidaridad?  
   

 

 

La Rebeldía de los Trabajadores.

En una Marcha del 1 de Mayo en Guadalajara...

Juana entró por fin a la empresa X. Tenía sus papeles en regla y ya los había entregado en la agencia que la contrató. Le dijeron que iba a trabajar en la IBM. Sin embargo, tres semanas mas tarde, desapareció la agencia y se vió de pronto en el desempleo. Nadie le dio liquidación. Su sueldo de 600 por semana apenas ajustaba pero esperaba mejorar con trabajo su ingreso. Pero le dijeron que no era IBM su patron.  La Agencia ya había desaparecido. Nadie se hizo responsable ni de avisarle. Simplemente ya no la dejaron entrar a su lugar de trabajo.

 

Escenas como ésta se repiten sin cesar en el mundo laboral. Con  salarios bajísimos apenas unos pesos mas arriba del salario mínimo, para que Fox pueda felicitarse de que en México no se paga ya el mínimo, la gente de las grandes empresas multinacionales se tiene que someter a las condiciones o no hay trabajo. La Agencia contrata y vende la mano de obra a la trasnacional, pero se evita las responsabilidades legales. Una funesta complicidad. Claro, los entusiastas del Mercado aseguran que así se evita el desempleo. Cierto. Pero solo es un placebo.

 

    A las condiciones endebles del contrato laboral se suman las amenazas que el torvo neoliberal Carlos Abascal Carranza tiene en mente: eliminar los contratos colectivos, elminar la jornada de 8 horas, eliminar un salario de garantía, todo para facilitar la compra – venta de mano de obra.

 

   Los gerentes de recursos humanos suelen adoptar una actitud de conveniencia y defensa de los intereses de sus amos. Con sus notables excepciones, adoptan incluso la ofensa y la humillación para imponerse. Quien paga manda parecen decir, mandando al infierno la ética y la moral aun cuando muchos se declaran creyentes.

 

    Muchas razones más existen para que los Trabajadores se sientan en condiciones degradantes, de sometimiento. Esto provoca la Rebeldía.

 

    Y  la búsqueda de mejorar las condiciones de vida.  Pero ¿Cómo?

 

Según el marxismo clásico, las contradicciones de intereses existentes entre trabajadores y propietarios son el detonante de la conciencia que hará surgir sindicatos y organizaciones para dirigir el cambio hacia una nueva sociedad “sin patrones y sin amos”.

 

     En nuestro punto de vista falta mucho a ésta tesis. La conciencia no es producto “automático” de experimentar la injusticia. Muchas veces, el trabajador promovido a supervisor es peor que el mismo dueño de la empresa. Incluso, muchas veces, el dueño es fina persona y el encargado del negocio es un sujeto vil y prepotente.

 

     ¿Cual es el camino entonces?

 

El sistema de acumulación de Capital es muy diferente al capitalismo europeo del Siglo XIX. También diferente al del Siglo XX.

 

Igual de perverso, individualista, depredatorio e inhumano. Pero ha evolucionado.

 

     Creemos que el marxismo se equivocó también al proponer la tesis de que la Historia es un mecanismo fijo y que solo había que encontrar las leyes definitivas para hacer la sociedad perfecta. Al creer su tesis de la “sociedad perfecta” se consideraba imposible la crítica y la autocrítica.

 

    ¿Existe una esperanza para los trabajadores?

 

Si. Veamos algunos puntos que iremos ampliando después.

  • La Organización Sindical auténtica. Liberarse del charrismo sindical es la primera tarea. Un sindicato debe responder a los intereses de sus propios miembros. Pero no manipularlos. Años de manipulación priísta hicieron creer que los sindicatos son nidos de oportunistas corruptos. No es posible reformar esos sindicatos. Es mejor inventar nuevos.
  • Educación y capacitación. Educarse, aprender, estudiar mucho, aprovechar cursos, diplomados, talleres… La ignorancia en nuestros días es aprovechada por las oligarquías, pero es responsabilidad de cada uno el aprender. Solo el Conocimiento nos hará libres.
  • La Organización Solidaria. No basta coincidir en intereses. Es preciso crear lazos de solidaridad, de fraternidad, de respeto. La Etica Sinárquica no es un manojo de consejos para beatos…Es un camino de evolución y realización plena de lo humano.
  • La Formación Política y la Militancia. Mucha queja y mucho lamento, pero eso no resuelve nada. Muchos trabajadores igual van a votar por el PAN y el PRI, partidos que en amasiato han creado el neoliberalismo mexicano y tienen maniatados a los  trabajadores.

 

El Movimiento Nacional Sinarquista aspira a que por medio de la participación política, la educación técnica e ideológica, los trabajadores vayan adquiriendo la posibilidad de administrar sus propias condiciones laborales. Siguiendo un proceso de participación dentro de su empresa:

 

a)      Reparto de Utilidades y Derechos Laborales: Seguridad Social, Pensión, Asistencia Médica, Vacaciones, etc…

b)      Participación dentro de Comisiones mixtas en la empresa para Seguridad, condiciones laborales, solución de conflictos, etc.

c)      Participación de los trabajadores en la toma de decisiones dentro de su sector, formación y capacitación adecuada para que en su momento, adquiera mas responsabilidades.

d)      Accionariado. Que la empresa y cada trabajador tenga parte de la propiedad de la empresa en que trabaja. Sea por medio de acciones, o por otros medios legales, pero que la responsabilidad y los derechos a las utilidades sean recíprocas y equilibradas.

e)      Empresa Comunitaria. Y Empresa Cooperativa. Autogestión.

Ir Arriba


Sindicalismo vs Neoliberalismo

Sindicalismo y Economía Solidaria según el Sinarquismo.

 

      El Sindicalismo en México es una historia a veces confusa y muchas veces manipulada. Para la antigua mentalidad heredada del Corporativismo PRM-PNR-PRI, el sindicalismo era una simple forma de controlar a los obreros y mantener el equilibrio con los empresarios, que a fin de cuentas también eran priístas. Pero veamos más a fondo: Se pueden tener tres corrientes sindicales mas o menos definidas y una poco conocida:

 

a)      Sindicalismo ex-oficial o priísta. CTM,CROC, CROM, CNC y demás organismos tan corruptos y llenos de golpeadores y asesinos que pocos defienden su  historia.

b)      Sindicalismo Independiente. Usualmente son de origen socialista, en muchas vertientes. ( Coordinadora Intersindical, Euzkadi, Spaudeg, etc…) Aunque hay de origen católico (FAT) y hasta intentos de nacional-sindicalismo no muy exitosos.

c)      Nuevo Sindicalismo. Según el ideario de Carlos Abascal y los dirigentes de la UNT, buscan limpiar la imagen del sindicato, pero no avanzan mucho más allá de nuevas negociaciones con el foxismo. Parece ser un sindicalismo adecuado al Neoliberalismo. No parece que aporten alternativas concretas.

 

( a propósito: que éste Abascal sea hijo de Salvador Abascal no lo hace “sinarquista” como tendenciosamente alegan los defensores del régimen pri-panista, es decir lacayos del neoliberalismo bushiano. Abascal no es ni ha sido Sinarquista  como veremos al estudiar nuestras tesis y las del neoliberalismo por Carlos Abascal defendido).

 

d)      Un Sindicalismo mucho mas antiguo. Que si bien es independiente, lo pongo aparte por ser un sindicalismo desconocido aun para los estudiosos del tema. Me refiero al Sindicalismo Sinarquista. (Federación de Trabajadores de Querétaro, Pacto Sindicalista de Trabajadores de México, unión Nacional de Trabajadores del Campo,  Unión Nacional de Sindicatos y Obreros Libres, etc.…).

 

¿Qué propone el Sinarquismo en el tema laboral?

Expongo sus principios básicos y en diferentes números de la Revista iremos profundizando en ellos:

 

a)      Una visión de País diferente. No es el estatismo ni menos el capitalismo lo que trae vida digna ni Justicia ni Libertad auténtica. Es una Nueva Sociedad fundamentada en la Autogestión, la Democracia Sinárquica, la Identidad Cultural, la Economía Solidaria y la Ética. Así como una organización popular autónoma y un Estado con reglas definidas: garantizar el Bien Común y la evolución sana de la sociedad.

b)      Economía con tres Polos de Desarrollo:

* Empresas Cooperativistas/comunitarias  ( Incluso, las familiares o micro )

*empresas públicas ( Los recursos estratégicos y de uso general)

*Empresas privadas ( Si, pero con regulación según el bien social.).

c)      El Sindicato en éste contexto tiene una función mucho más trascendente que una simple oficina para negociar conveniencias entre empresa y  representados. También se aleja del concepto marxista de lucha de clases. El Sindicato es efectivamente la Unión VOLUNTARIA, CONCIENTE y ETICA de las y los trabajadores de una empresa o empresas con el propósito de CONSTRUIR UNA NUEVA SOCIEDAD. ¿Cómo hacerlo?

d)      El Sindicato debe crear conciencia y promover una cultura de la Autogestión y la Identidad Cultural, así como el concepto mucho más amplio de Patria. Dentro de la Autogestion, debe propiciar que los trabajadores vayan trascendiendo de “víctimas” a forjadores. Debe incentivar a través de la Formación integral  las estrategias que permitan mayor independencia económica y política de sus miembros. Un ejemplo muy apropiado es el de Euzkadi y el rescate de la empresa llantera. En vez de convertirse en víctimas del neoliberalismo prefirieron  hacer propia la empresa y sacarla adelante. Su gente está capacitada, son hábiles  e inteligentes así como una ética a prueba de sobornos. Para el  Sinarquismo, el Sindicato debe convertirse en Empresa Comunitaria después de un proceso de Formación Integral: Política, Económica, Etica y obviamente técnica.

 

¿Esto quiere decir que la empresa privada va a desaparecer? Claro que no. Veamos:   

 

     La Estrategia de las Organizaciones Sociales y de Economía Solidaria es crear el Polo de Desarrollo alternativo donde existe pobreza o injusticia. Respaldada en el Estado debe mantenerse independiente de partidos, grupos, gobiernos etc.… O mejor dicho, una relación digna y creativa. Esto implica un Estado diferente, con visión social y respeto a la autogestión, así como una fuerte Identidad Cultural y de Patria. Es absurdo decir que un sindicato que convierte a sus agremiados en propietarios de una empresa está traicionando su labor sindical. Al menos en el pensamiento laboral Sinarquista no es así. El Sinarquismo impulsa la empresa comunitaria, la economía solidaria. La empresa privada a fin de cuentas es otra realidad que no se elimina por decreto, ni es inteligente hacerlo. Sí debe haber una regulación social sin embargo. Creo que ha pasado ya la era de los decretos y del “estado tutelar”. Del “Empresario malo” y el “trabajador ignorante”.

 

    En resumen, una nueva Sociedad con una organización política verdaderamente democrática ( sinárquica, no liberal). Con fundamento en la economía solidaria, ( No la mano invisible del mercado), con Identidad Cultural  (  la fuerza motivadora debe ser la Patria, en un sentido amplio, trascendente, no como la definen los oligarcas liberales o conservadores).

 

    El Sindicato se convierte en una alianza de mujeres y hombres con una profesión u oficio similar o bien en los integrantes de una empresa o rama industrial y tecnológica que se unen para estudiar y llevar a la práctica las estrategias adecuadas para  la autogestión, la evolución y el desarrollo técnico y  comunitario de sus agremiados. Y quede claro pues: tampoco estamos pensando en un sindicalismo ingenuo. O “para el futuro”. Ante las profundas injusticias y amenazas a la dignidad y a la sobrevivencia  de quienes trabajan, el sindicato es una fuerza de lucha que debe defender las conquistas laborales pero no contentarse en ello. Debe ir más allá. Debe consolidarse como alternativa de economía solidaria.

 

    ¿Lucha de clases? Es la que provocan los opresores. En nuestra opinión, se necesita una verdadera transformación de la sociedad y no sólo pensar en tajadas (entre empresarios y líderes corruptos) ni en monstruos burocráticos al servicio electoral de los partidos. El Sindicato así visto es una organización popular y nacional más, en la gran estrategia social por la Justicia y la Libertad. Léase: El Régimen Comunitario de  Magaña Negrete, Mounier en sus tesis sobre sociedad comunitaria, y para definiciones de Patria, léase los documentos Sinarquistas, que se pueden ir leyendo en su Sitio Oficial: http://sinarquismo.americas.tripod.com .

 

Y como decimos los Sinarquistas:

·        La Empresa sea del que la trabaja.

·        A la empresa hoy impulsada solo por el lucro, le daremos una motivación ética: la Justicia Social, la Ética Comunitaria  y la Patria.

·        Al Sindicalismo pervertido por el PRM-PNR – PRI lo combatiremos por ser instrumentos de manipulación y represion contra los trabajadores.

·        Al sindicalismo impulsado por un materialismo sin trascendencia le daremos propósitos mucho más nobles que la sola lucha económica o por posiciones electorales.

·        A los que no creen en la organización o peor aun, creen que es mejor la imposición y el poder casi divino del dinero, o de la fuerza les proponemos recuperar el sentido humano y espiritual del trabajo y la sociedad.

 

Esto en forma muy general es lo que propone el Sinarquismo en temas laborales.

Ir Arriba

 


¿QUE ES LA ECONOMÍA DE SOLIDARIDAD?


La economía solidaria o economía de solidaridad es una búsqueda teórica y práctica de formas alternativas de hacer economía, basadas en la solidaridad y el trabajo.


El principio o fundamento de la economía de solidaridad es que la introducción de niveles crecientes y cualitativamente superiores de solidaridad en las actividades, organizaciones e instituciones económicas, tanto a nivel de las empresas como en los mercados y en las políticas públicas, incrementa la eficiencia micro y macroeconómica, junto con generar un conjunto de beneficios sociales y culturales que favorecen a toda la sociedad.



1.1. La economía solidaria es una respuesta real y actual a los más graves problemas sociales de nuestra época:



- La pobreza, la exclusión y la marginación que afectan a multitudes de seres humanos, sectores sociales y pueblos enteros en diversas regiones del mundo.


- La desocupación y la cesantía de porcentajes elevados y crecientes de la fuerza de trabajo.


- Los límites e insuficiencias de la muy extendida economía informal o popular, que puede potenciarse y encontrar en la economía solidaria cauces apropiados para una mejor inserción en los mercados. La economía solidaria ha demostrado en muchos casos ser una alternativa capaz de conducir organizadamente a muchos trabajadores informales, a operar con mayor eficiencia, permitiendo la reinserción social y el progreso de vastos sectores que despliegan de modo independiente iniciativas que les generan ingresos y elevan su precario nivel y calidad de vida.


- Las enormes y crecientes injusticias y desigualdades sociales que genera el sistema económico predominante, que se traducen en procesos de desintegración de la convivencia social, conflictos que se prolongan sin solución apropiada, ingobernabilidad y desafección ciudadana, acentuada delincuencia y corrupción, etc. Siendo la economía de solidaridad una forma justa y humana de organización económica, su desarrollo puede contribuir eficazmente en la superación de esta serie de graves problemas que impactan negativamente a nuestras sociedades.


- La situación desmedrada en que en muchos países se encuentra la mujer en el ámbito del trabajo y de la economía, dificultada de acceder y de participar de manera protagónica en las actividades y organizaciones económicas, sociales y culturales. La economía solidaria ha demostrado ser una de las formas en que la mujer y la familia encuentran nuevas y amplias posibilidades de participación, desarrollo y potenciamiento de sus búsquedas basadas en la identidad de género.


- La crisis de las formas cooperativas, mutualistas y autogestionarias tradicionales, desde la cual se percibe la economía de solidaridad como un camino apropiado de renovación y refundación de las búsquedas de formas económicas asociativas y participativas que pongan al hombre y la comunidad por sobre las cosas y al trabajo por sobre el capital.


- El deterioro del medio ambiente y de los equilibrios ecológicos, derivados en gran parte de modos individualistas de producir, distribuir, consumir y acumular riqueza. La economía solidaria orienta hacia nuevas formas de producción y consumo, social y ambientalmente responsables.




1.2. La economía solidaria es un gran proyecto de desarrollo, transformación y perfeccionamiento de la economía:


- Cuando con serias y profundas razones muchos hoy día cuestionan la conveniencia e incluso la posibilidad de continuación del crecimiento económico, en las formas actualmente vigentes, la economía de solidaridad postula un nuevo tipo de desarrollo, alternativo, integral, a escala humana, sustentable, con énfasis en lo local. Otro desarrollo supone otra economía, y esa otra economía para un nuevo tipo de desarrollo puede ser la economía solidaria, o al menor, constituir un componente que efectúa una contribución importante en esa dirección.

- Cuando el "sistema" capitalista parece haberse implantado como el modo único de organización económica eficiente, no obstante sus enormes costos sociales y ambientales; cuando los proyectos socialistas basados en el Estado y la planificación han fracasado en su intento de establecer una economía justa y humana; cuando los motivos que históricamente fundaron los grandes movimientos de cambio social con sentido de justicia y equidad siguen vigentes, no encontrando sin embargo propuestas nuevas y alternativas que los encaucen; cuando las energías sociales y espirituales orientadas a la transformación social y que buscan formas éticamente superiores de organización económica, centradas en los valores de la justicia, la equidad, la libertad, la fraternidad y la comunidad, se encuentran desorientadas frente a una realidad adversa que parece tan imposible de cambiar; cuando cunde la desesperanza y se difunde la convicción de que "más de lo mismo" no conducirá a la humanidad hacia nuevos horizontes; en este difícil contexto histórico, que no son pocos los que conciben como una verdadera crisis de civilización, la economía de solidaridad aparece como el único modo nuevo de pensar y de proyectar procesos transformadores eficaces y profundos, en condiciones de concitar la conciencia y la voluntad de los más vastos sectores que anhelan una vida mejor y una sociedad más humana y convivial.

- Cuando se hace presente con urgencia la necesidad de un perfeccionamiento de la economía, tanto a nivel de las empresas, de la organización de los mercados, de las políticas públicas, de los procesos de globalización, etc., la economía de solidaridad se ofrece como una realidad y un proyecto capaz de contribuir al perfeccionamiento de la economía en el tiempo, con orientaciones, criterios, metodologías y modelos organizativos nuevos y eficientes.



1.3. La economía de solidaridad es un proceso real en el que convergen las búsquedas de variados y múltiples sectores y grupos.


- Grupos populares y organizaciones de base, que se organizan solidariamente para hacer frente a sus necesidades y problemas.


- Personas de todos los grupos sociales que quieren desarrollar iniciativas empresariales de nuevo tipo, eficientes y que sean acordes con un sentido social y ético que se proponen establecer en sus actividades.


- Movimientos cooperativos, mutualistas y autogestionarios, que encuentran en la economía de solidaridad una nueva perspectiva y nuevos conceptos que llegan a potenciar sus experiencias.


- Organizaciones y movimientos ecologistas, que descubren que los problemas del medio ambiente son causados por formas económicas y de desarrollo insolidarias.


- Pueblos originarios que luchan por recuperar su identidad, y que encuentran en la economía solidaria una forma económica moderna en que se aplican y viven valores y relaciones sociales acordes con sus culturas comunitarias tradicionales.


- Empresarios que quieren compaginar eficiencia y solidaridad, y que aspiran a establecer en sus empresas modalidades armónicas de convivencia humana.


- Organizaciones no-gubernamentales que se proponen objetivos de desarrollo humano y social, y que aspiran a contribuir con nuevas iniciativas y experiencias a procesos de desarrollo local, alternativo, sustentable.


- Instituciones públicas y poderes locales preocupadas de los problemas de la pobreza y la desocupación, y que ven en la economía solidaria una manera eficaz de abordarlos.


- Instituciones religiosas que conciben la economía solidaria como una forma de hacer economía coherente con sus orientaciones espirituales y éticas, y como formas eficaces de generar espacios de desarrollo humano y social.


- Intelectuales de variadas disciplinas que buscan nuevas respuestas a los grandes problemas sociales de nuestra época, nuevas maneras de pensar el cambio social y el desarrollo, nuevos paradigmas conceptuales y nuevas relaciones entre la teoría y la práctica social.


- Economistas que toman conciencia de las limitaciones e insuficiencias de los marcos teóricos de su disciplina convencional.



1.4. La economía de solidaridad es un nuevo enfoque conceptual, al nivel de la teoría económica, referido a las formas económicas cooperativas, autogestionarias y asociativas.


Desde los orígenes del capitalismo y a lo largo de la historia moderna y contemporánea, se han desarrollado múltiples búsquedas y procesos de experimentación de formas económicas alternativas, las cuales han asumido diferentes nombres: cooperativismo, autogestión, mutualismo, economía social y otros.


Un rasgo distintivo de dichas experiencias ha sido el ser acompañadas y orientadas por un pensamiento económico-social formulado en términos ético-filosófico, doctrinario o ideológico. A partir de estas formulaciones se establecen principios orientadores y modelos organizativos que expresan el "deber ser" de las propuestas económicas, y se derivan normativas de carácter jurídico y estatutario, que indican con cierta precisión cómo deben organizarse y funcionar las organizaciones que participan de las respectivas identidades.



Tales formas de pensamiento que orientan a las experiencias, sin duda útiles especialmente para motivar a quienes participan en ellas, se han demostrado insuficientes para: a) proporcionar adecuada guía y eficientes criterios de eficiencia económica en los procesos decisionales y de gestión de las operaciones que realizan; b) garantizar una identidad consistente a las experiencias y búsquedas, que a menudo pierden el perfil inicialmente deseado y se van asemejando y subordinando a las formas capitalistas y estatales de hacer economía, respecto a las cuales aspiran a diferenciarse y constituir alternativas válidas y viables; c) generar la confianza y convicción suficiente respecto a su eficacia económica, como para atraer hacia ellas los recursos humanos, financieros y materiales indispensables para su desarrollo; d) asegurarles la autonomía cultural que necesita cualquier movimiento y proceso que aspire a realizar cambios profundos en la economía y en la vida social.


Como explicación de todas estas limitaciones, puede mencionarse el hecho que las experiencias cooperativas, autogestionarias, mutualistas y otras afines, careciendo de un instrumental conceptual y analítico propio que las oriente en sus procesos decisionales, a menudo recurren a aquellas herramientas de análisis proporcionados por una ciencia económica convencional, que ha sido formulada a partir de experiencias y racionalidades operacionales muy distintas y en cierto sentido opuestas a las solidarias.


Aquellos cuatro aspectos, que implican limitaciones y deficiencias esenciales que se manifiestan a menudo en estas búsquedas y experiencias económicas alternativas, no pueden superarse sino mediante la disposición de una teoría científica, elaborada al nivel de la disciplina económica, que no sólo respetando sino aún fortaleciendo la identidad económica alternativa, exprese de modo coherente su racionalidad económica especial y le proporcione criterios rigurosos que guíen su proceso de toma de decisiones y su gestión y operación en los mercados en que participan.


La concepción de la economía de solidaridad es una elaboración científica de teoría económica que viene a llenar este vacío. Ella se establece al nivel epistemológico de la ciencia económica, y utiliza las herramientas conceptuales y metodológicas propias de ésta, convenientemente ampliadas y reelaboradas para expresar la identidad de formas económicas muy diferentes: la racionalidad especial de las economías alternativas fundadas en la cooperación, la autogestión, el mutualismo y la ayuda mutua. La economía de solidaridad constituye, en tal sentido, una contribución relevante al potenciamiento y desarrollo de las búsquedas de economías alternativas eficientes.


La concepción teórica de la economía de solidaridad ofrece, adicionalmente, otras contribuciones:


a) Proporciona un lenguaje moderno, renovado, motivador y cautivante, en un contexto cultural como el de hoy, en que las concepciones tradicionales del cooperativismo, el mutualismo y la autogestión parecen haber perdido capacidad de convocatoria.


b) Ofrece una posibilidad de integración bajo una común identidad social, a búsquedas y experiencias que se han desarrollado bajo distintas denominaciones, siendo en realidad convergentes en sus propósitos y efectivamente provistas de una misma racionalidad económica especial, que requiere ser profundizada.


c) Permite reconocer como parte de la misma búsqueda de formas económicas alternativas, a numerosas experiencias nuevas y originales que adoptan diferentes estructuras organizativas, que se conocen con distintos nombres, y que son protagonistas de una dinámica reactivación de los procesos de experimentación de la solidaridad y la cooperación en la economía y en la vida social.



S.S. Juan Pablo II expresó en su discurso ante la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), en 1986: "La economía de la solidaridad es la gran esperanza para América Latina".

 

Arriba

 

 

  

Webstats4U - Free web site statisticsEstadísticas: Casi 100,000 visitas !!!

Envíe un mensaje a webmaster@sinarcopolis.zzn.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2006 UNION NACIONAL SINARQUISTA
Última modificación: 04 de January de 1980